Servicio de Neurocirugía - Unidad de Raquis
Hospital Universitario Marqués de Valdecilla
Hospital Universitario. Marqués de Valdecilla
Servicio de neurocirugía. Hospital Universitario Marqués de Valdecilla
Estudio de hidrocefaleas

La Unidad de Hidrodinámica Licuoral del Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario “Marqués de Valdecilla” se crea en el año 1999 para dar cobertura diagnóstica a la patología asociada a la circulación del líquido cefalorraquídeo (LCR), un fluido que circula a través de las cavidades del sistema nervioso –los denominados ventrículos- y que se encarga de balancear la presión intracraneal y transportar sustancias de una parte a otra del cerebro.

Cuando la circulación del LCR se altera pueden aparecer problemas de diferentes tipos. El más común de ellos es la hidrocefalia, que ocurre como consecuencia de un desequilibrio entre la producción y la reabsorción del LCR, y que ocasiona la dilatación de las cavidades ventriculares del encéfalo, provocando entre otros síntomas dolor de cabeza, pérdida de visión, problemas para caminar o deterioro cognitivo. Otras patologías en las que la circulación del LCR se encuentra comprometida son la hipertensión intracraneal idiopática (pseudotumor cerebri), la malformación de Chiari, los quistes aracnoideos o los síndromes de hipotensión licuoral. Muchas de estas patologías se tratan mediante el implante de un sistema derivativo –comúnmente llamado válvula- que, como todo dispositivo mecánico, puede presentar fallos a lo largo de su vida útil. La evaluación de estos fallos puede ser, en ocasiones, extremadamente compleja, superando en dificultad a la del proceso por el que la válvula fue implantada.

El diagnóstico de todas estas patologías requiere un estricto protocolo de estudio que incluye valoración neurológica, neuropsicológica, urodinámica, oftalmológica y neurorradiológica. La información obtenida es complementada mediante diversos parámetros fisiológicos que se determinan monitorizando la presión intracraneal y realizando unas pruebas especiales denominadas test de infusión. La Unidad de Hidrodinámica Licuoral cuenta con profesionales con una dilatada experiencia en la interpretación de los trazados gráficos de la monitorización de PIC y en la realización de los diversos tipos de test de infusión. Colabora además con los Departamentos de Ingeniería de Sistemas, Tecnología Electrónica y Automática e Ingeniería Estructural y Mecánica de la Universidad de Cantabria para ofrecer a los pacientes las últimas técnicas en el análisis digital de la señal de presión intracraneal, incluyendo la novedosa tecnología que permite realizar la monitorización de la presión intracraneal de forma ambulatoria.

Llegado el momento del tratamiento, y tras un estudio pormenorizado del cada caso, los especialistas de esta Unidad seleccionarán la técnica quirúrgica más adecuada en función de los resultados de las pruebas practicadas. Si la patología se debe a una obstrucción anatómica a la circulación del LCR (por ejemplo una hidrocefalia obstructiva) puede resultar posible solventar dicha obstrucción mediante una cirugía endoscópica, procedimiento para el que el Servicio de Neurocirugía cuenta con cirujanos expresamente dedicados y tecnología de vanguardia. En otros casos va a ser necesario implantar un sistema derivativo valvular, que extraerá LCR del ventrículo o la teca lumbar y lo drenará al peritoneo, la aurícula derecha del corazón, la pleura o la vena yugular. Para esta cirugía, además de elegir el lugar desde dónde se extraerá el LCR y el lugar al que se drenará, es necesario que el especialista seleccione el modelo de válvula más adecuado para cada paciente de entre las más de 3000 configuraciones existentes en el mercado, incluyendo los sistemas de presión de apertura ajustable desde el exterior. Ocasionalmente el tratamiento ha de ser mixto, combinando la endoscopia y la derivación valvular.

with by CALMCODE