Servicio de Neurocirugía - Unidad de Raquis
Hospital Universitario Marqués de Valdecilla
Hospital Universitario. Marqués de Valdecilla
Servicio de neurocirugía. Hospital Universitario Marqués de Valdecilla
Cirugía vascular

En la unidad de cirugía vascular del Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla se tratan enfermedades que afectan a vasos sanguíneos del cerebro: aneurismas, malformaciones arterio-venosas, fístulas arterio-venosas y cavernomas.

El tratamiento de la patología vascular requiere un equipo multidisciplinar, es decir que requiere la participación de un grupo de profesionales especializados en diferentes aspectos del manejo de estas lesiones. Por eso, la unidad de cirugía vascular trabaja en íntima colaboración con los servicios de Neuroradiología, Anestesiología, Medicina Intensiva y Radioterapia. Los neuroradiólogos realizan un estudio detallado de la patología vascular mediante tomografía computarizada, resonancia magnética y arteriografía. De esta forma obtienen un diagnóstico preciso de las características de la lesión. A continuación pueden realizar un tratamiento mediante embolización: se introduce una sonda flexible, llamada catéter, a través de una arteria hasta llegar a la lesión. Después se inyectan partículas plásticas o espirales metálicos en su interior con el fin de sellar el vaso sanguíneo anormal.

El tratamiento de cada caso se discute de forma individualizada en la comisión de neuro-vascular, en la que se reúnen semanalmente todos los especialistas implicados en esta patología. Las alternativas de tratamiento son embolización, cirugía abierta, o tratamiento combinado de embolización y cirugía. Además, algunos casos se pueden tratar mediante radioterapia (radiocirugía).

La cirugía abierta consiste en la realización de una craneotomía y extirpación o la aplicación de un clip vascular para excluirlo de la circulación normal. La unidad de cirugía vascular cuenta con una avanzada tecnología que ayuda a nuestros cirujanos en la actividad quirúrgica diaria. Se cuenta con modernos microscopios que magnifican la imagen durante la cirugía y así aumentan la precisión durante la intervención. El microscopio dispone además de un sistema de fluorescencia que permite teñir los vasos sanguíneos con un colorante (Verde de Indocianina) que los hace fluorescentes. De esta manera se pueden diferenciar con mayor precisión los vasos normales de los patológicos. La ecografía doppler intraoperatoria utiliza una sonda que permite medir el flujo sanguíneo dentro de los vasos, de esta forma se comprueba que se ha preservado la circulación normal después de la cirugía. Otros instrumentos que ayudan a nuestros cirujanos en el quirófano son el neuronavegador y el craneotomo de alta velocidad. Además en el quirófano hay un sistema audiovisual integrado que permite ver las cirugías en monitores de alta resolución desde cualquier punto del hospital.

with by CALMCODE